Un buen casero 

Ya he tenido caseros y varias experiencias diferentes con ellos. Debo decir que, en líneas generales, no tengo demasiada queja. Hay que tener en cuenta que entre un casero y un inquilino tiene lugar una relación un tanto compleja, sobre todo por la elevada cantidad de dinero que debemos pagar los inquilinos por poder disfrutar de una vivienda. 

Pero yo también me pongo en el lugar de los propietarios y entiendo que ellos también ‘se la juegan’ con los inquilinos, sobre todo cuando la cuantía de ese alquiler es importante para su economía. Al fin y al cabo, nunca sabes muy bien a quién le entregas ‘tu’ casa, aunque esa persona pague el alquiler puntualmente. Siempre puedes dudar sobre qué estará pasando en la casa, si la estarán tratando bien y si pagarán todos los meses.

Por eso, a medida que he ido alquilando pisos, he aprendido a tratar con los caseros y ponerles las cosas fáciles, siempre que sea posible. Y, normalmente, ellos responden poniéndote las cosas fáciles a ti: porque, al final, a las dos partes les interesa limar asperezas y que haya, al menos, una relación cordial. Y esta relación cordial se pone a prueba cuando hay un problema en la casa, como ha sucedido recientemente con la caldera. 

Por experiencia sé que hay caseros rápidos y caseros no tan rápidos. Y el inquilino se ve a expensas del grado de eficacia que tenga el propietario, sobre todo cuando se trata de algo tan delicado como la caldera… que te deja sin agua caliente en pleno invierno. Pero este casero es de los rápidos: en cuestión de horas se puso en contacto conmigo la empresa de reparación de calderas en Pontevedra y me preguntó por el problema. Lo especifiqué y concertamos una cita para el día siguiente.

Y así da gusto. Porque si lo más importante para el propietario es que el inquilino pague las mensualidades y trate bien la casa, lo más importante para el inquilino es que, en caso de avería, el casero no se ‘ande por las ramas’ para ahorrarse unos euros. Al día siguiente de quedarme sin agua, la empresa de reparación de calderas en Pontevedra me lo arregló. Como tiene que ser.