¿Qué es la frenectomía y por qué tantos seguros dentales la incluyen?

La cirugía de los frenillos o frenectomía es una intervención poco conocida que puede corregir problemas con la lactancia y dificultades en el habla. Las compañías de seguro son cada vez más conscientes de su importancia, razón por la que este servicio está presente incluso en un seguro dental niños gratis.

Aunque sencilla, esta operación mejora la calidad de vida en niños y adultos de forma sustancial. Consiste en la extirpación de frenillos problemáticos, sea el labial o el lingual, cuyas anomalías comprometen la salud bucal del afectado y le impiden desarrollar una vida normal. Tras esta intervención, carente de peligrosidad, la persona recupera la capacidad fonética y mejora su imagen personal y profesional, pues la sonrisa es primordial en las relaciones humanas. Y un insignificante frenillo puede echarla a perder.

En concreto, el frenillo se define como un tejido fibroso que conecta la lengua o el labio inferior o superior con una sección estática de la cavidad bucal. Tres son los frenillos existentes en la boca: el lingual, el labial superior y el labial inferior.

Con frecuencia, la frenectomía busca atajar las irregularidades en el frenillo lingual, tejido que la lengua con la base del paladar y cuyas anomalías en bebés y niños puede ocasionar problemas en el habla, la masticación y otros aspectos.

Si el frenillo lingual no se estira con el paso de los años, genera un problema conocido como frenillo corto que dificulta la movilidad de la lengua y, por consiguiente, la correcta pronunciación de los sonidos asociados a la ‘z’, la ‘d’, la ‘t’ o la ‘r’. Esta anomalía también incrementa el riesgo de caries, pues el frenillo interfiere en la higiene bucal.

Por otra parte, la frenectomía puede ocasionar complicaciones durante la lactancia. Si el frenillo complica la succión de la leche materna, el bebé recibirá una nutrición deficiente y arrastrará un retraso en sus primeros años de vida.