Así es el instrumental utilizado en clínicas veterinarias

Con alrededor de siete mil clínicas veterinarias, España es uno de los referentes europeos en el cuidado de las mascotas. El espíritu emprendedor también es notable en este sector, interés que repercute no sólo en la demanda de locales comerciales, sino también de productos e instrumentos relacionados.

Antes de comprar equipamiento médico veterinarios, se recomienda formarse una idea general del instrumental más utilizado en este ámbito. El estetoscopio, por ejemplo, destaca entre las herramientas más versátiles de la actividad médica. Al veterinario le permite escuchar los sonidos internos del animal, sin ocasionarle molestias. Esta auscultación es eficaz a la hora de detectar irregularidades en el sistema respiratorio, el aparato digestivo y otros órganos caninos.

En el instrumental veterinario, un dispositivo pionero fue el electrocardiógrafo, un aparato que «registra las corrientes eléctricas emanadas del músculo cardíaco», citando la definición de la RAE. Su utilidad para diagnosticar problemas de corazón en perros está demostrada, y es menos invasiva y costosa que otros equipamientos.

El endoscopio digital y convencional es otro aliado inestimable del veterinario. Le ayuda a visualizar los conductos biliares y pancreáticos del cánido, para la detección de lesiones o cuerpos extraños en dichas vías.

Respecto al analizador de hematología, es considerada la herramienta más valiosa del instrumental veterinario. Una muestra de sangre y, en menos de veinte minutos, se obtiene un hemograma completo. Esta lectura permite conocer, de un vistazo, el estado de los órganos internos del perro, antes de realizar exámenes más profundos. Con ello, se ahorra un tiempo valioso y el cliente, por su parte, evita incurrir en más gastos de los necesarios.

La ceguera canina es una realidad, y el diagnóstico precoz de sus causas es importante para tratar o revertir las enfermedades subyacentes. Para ello, el oftalmoscopio directo es un dispositivo capaz de identificar las cataratas y otras alteraciones en la salud ocular de la mascota.